Italia es uno de los países más conocidos del mundo. Su comida, su arte, su cultura y su naturaleza son los factores que más llaman a los turistas que quieren descubrir esta zona del sur de Europa. En este post os vamos a descubrir  algunos de los pueblos más bonitos del Lago de Garda en  Brescia.

El Lago de Garda

El lago de Garda es el lago más grande de Italia. También nos podemos atrever a decir que es el más bonito, creemos que muchos de vosotros vais a estar de acuerdo. Es un lago de origen glaciar y se encuentra entre tres provincias: Brescia, Verona y Trento, por lo que divide 3 regiones del Bel Paese con sus aguas.

Como sitio de vacaciones es una muy buena alternativa a la playa. Con sus 143 km de costa, ofrece muchos lugares donde pasar unos días de tranquilidad, o simplemente ir durante el día y volver a la ciudad. Su clima mediterráneo y sus paisajes hacen que en primavera y verano sea un sitio muy concurrido por los turistas.

Ya que Carlo es de Brescia, y además ha sido ciclista, la zona bresciana del lago la conoce muy bien (aún así se “defiende” bien también en los lados veronese y trentino), por lo que os queremos aconsejar qué pueblos bonitos visitar en el Lago di Garda en Brescia y por qué. 

Sirmione

Uno de los pueblos más bonitos del Lago di Garda Bresciano que os queremos describir es el de Sirmione. Es uno de los sitios predilectos tanto para quien llegue de Veneto, como para quien llegue del oeste de Lombardía. El pueblo se encuentra en una península de 2 kilómetros y medio de largo en la zona sur del Lago, aun así lo más importante que hay que ver se encuentra en la punta norte de la misma.

Es el típico pueblo de estilo medieval italiano, por lo que es normal encontrar un casco antiguo y un castillo que delimitan sus estrechas calles. Del casco antiguo nos quedamos con las iglesias de Santa Maria della Neve (que se construyó en el siglo XV sobre las ruinas de la antigua iglesia Longobarda de San Martino in Castello) y de San Pietro in Mavino (del siglo VIII). Nuestra última visita a este precioso pueblo fue a finales de febrero y algunas medidas del covid estaban ya en marcha, por lo que no pudimos entrar a visitarlas, pero volveremos seguro para ver el arte de sus interiores. 

Castillo de Sirmione

Por supuesto, en Sirmione no os podéis perder su castillo, llamado Rocca Scaligera (scaligero es otro de los gentilicios de los veroneses), que une en efecto la península al casco antiguo a través de un puente levadizo que os va a dar mucho juego a la hora de sacar preciosas fotografías. El castillo se construyó durante el siglo XIII bajo el podestá de Verona Mastino I della Scala. Después de una extensa remodelación a principios del siglo pasado, volvió a su esplendor y es un must para los visitantes de este pequeño pueblo del Lago de Garda.

Cuevas de Catulo

Otra parte del pueblo que hay que visitar son las Cuevas de Catulo (Grotte di Catullo), que se definen también como las ruinas romanas del pueblo. Se puede llegar a ellas de dos maneras: en invierno se puede solamente andando. Caminando es un paseo de un kilómetro desde el centro del pueblo. Por otro lado, en verano se puede ir con un tren eléctrico. Los estudios sobre los restos de las cuevas documentan cómo este pueblo romano fue construido alrededor del siglo I d.c, una auténtica pasada. 

Si en vuestra visita queréis también un poco de relax (seguro que sí), en Sirmione podréis encontrar sus famosas termas Aquaria. Este establecimiento cuenta con restaurante y hotel, donde se puede vivir una experiencia completa y disfrutar de las bonitas vistas que ofrece el Lago di Garda.

Desenzano del Garda

Seguimos en la zona y nos vamos 6 kilómetros más al oeste. Allí llegamos al pueblo de Desenzano del Garda. Es el pueblo con más habitantes del Lago de Garda (30.000 según el censo) y, como su vecino Sirmione, fue una antigua villa romana en la antigüedad (en el link podéis encontrar información por si queréis visitarla). Fue construido en el siglo II d.c. y, en este caso, se le dió el nombre de Borgo Regio

Se desarrolló mucho a nivel arquitectónico durante el medioevo y se puede notar en sus edificios del casco histórico que conservan tratos de la época de la República de Venecia. En el siglo XI se construyó un castillo que afortunadamente es posible visitar, y donde además,  en su interior se celebran eventos y exposiciones.

La parte más bonita del casco histórico es la que se encuentra entre Piazza Malvezzi y el Porto Vecchio, por lo que os aconsejamos ir a tomar un aperitivo (o inclusive comer) en esta zona que justo da a la dársena del pequeño puerto antiguo y es, en nuestra opinión, un lugar muy bonito.

Salò

Siguiendo la ruta de los pueblos más bonitos del Lago de Garda en Brescia, no puede faltar Salò. Subiendo el lado oeste del Lago por la Gardesana Occidentale, encontramos este pueblo muy característico de la época romana. En su paseo por el lago se pueden visitar el Duomo (de Santa Maria Annunziata), el Palazzo del Podestà, y, entre paseo y paseo, comer algo en uno de sus muchos bares y restaurantes donde las vistas de la pequeña bahía del pueblo son inmejorables.

Por otro lado, el pueblo se hizo popular durante el siglo XX por la República de Salò: la cual que estuvo gobernada por Mussolini y su aliado Hitler. Esta república recogía parte del el norte y el centro de Italia desde 1943 hasta el final de la Segunda Guerra Mundial. Mientras avanzaban los aliados de la Segunda Guerra Mundial, el territorio se iba haciendo poco a poco más pequeño hasta finalmente desaparecer con el final de las hostilidades.

Il Vittoriale degli Italiani

En nuestro post de los pueblos más bonitos del Lago de Garda en Brescia no puede faltar Gardone Riviera, situado a muy poca distancia de Saló. 

Dentro de su territorio se sitúa el famoso Vittoriale degli Italiani. Este lugar es un conjunto de edificios que se construyó entre 1921 y 1938 a cargo del arquitecto Giancarlo Maroni. Este lugar fue encargado por Gabriele D’Annunzio: poeta y soldado durante la primera guerra mundial y uno de los personajes más controvertidos de la cultura italiana. 

En total hablamos de 9 hectáreas de parque que no dejan indiferente a nadie. Fue en este lugar donde el propio poeta vivió sus últimos años y que con el tiempo se ha ido ampliando. 

Os adelantamos que no pudimos entrar en la prioria, es decir, la casa-museo de D’Annunzio ya que las medidas del post covid no lo permitian. Además el Auditorium estaba en obra de remodelación (¡que mala suerte1), pero merece la pena ir por todo lo demás que ofrece el Vittoriale.

En el parque del Vittoriale degli Italiani y en los edificios construidos para D’Annunzio, se pueden encontrar obras del neoclásico o reliquias de la primera guerra mundial, como varias avionetas monoplazas que volaron en los cielos de Viena. 

Lo más sorprendente, sin duda, es el barco Puglia, allí, en el medio de la colina. Un barco de guerra. Habéis leído bien, un barco de guerra que se utilizó en operaciones bélicas en el Adriático en la primera guerra mundial. Sí, Gabriele D’Annunzio estaba un poco loco. Desde luego fue un personaje peculiar y megalómano de Italia. 

También hay lugares más “clásicos”, o que más se esperan encontrar en lo que en efecto fue un mini pueblo dentro de Gardone Riviera. Por ejemplo el Tempietto della Vittoria, o la tumba del mismisimo D’Annunzio dentro del Mausoleo degli Eroi, o los Giardini pasando por Piazzetta Dalmata y el Cortiletto degli Schiavoni.

En total se tardan unas 4-5 horas en dar la vuelta entera al Vittoriale, por lo que unas zapatillas de deporte serían lo más adecuado para este tipo de visita.

Como podéis ver, el Lago di Garda Bresciano propone pueblos muy bonitos donde poder relajarse mientras que se hace una visita en sus calles que costean el agua. Es también un lugar estupendo para pasar unos días de vacaciones haciendo deportes de agua, como navegar a vela o windsurf en algunas de sus zonas. 

Esperemos que os animéis a visitarlos y, también, esperamos vuestros comentarios.

Muchas gracias por vuestra lectura y recordar que también nos podéis seguir en las redes sociales tanto en Instagram como en Facebook

Si os interesan más lugares de Italia, os dejamos nuestro post de nuestra última visita a Venecia, la ciudad de los canales.

¡Hasta la próxima semana!